Lo había dicho en varias ocasiones y lo volvió a reiterar, se renegociará el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y atenderá el asunto de la inmigración.

Quedó claro que la doctrina Monroe de “América para los americanos” será retomada con mayor fuerza por el magnate inmobiliario, hoy presidente de Estados Unidos, Donald Trump. En el caso de Michoacán, para analizar sólo una pequeña región del país, afectaría principalmente al sector agropecuario. Por ejemplo, México exportó en 2016 más de 800 mil toneladas de aguacate. El 90 por ciento fue para la Unión Americana.

Dicho de otra manera, 8 de cada 10 aguacates que se consumen en el vecino país del norte provienen de Michoacán. El llamado “oro negro” es el motor de más de 20 municipios del estado. Miles de familias viven de este fruto.

Los cortadores de aguacate, transportistas, comerciantes, proveedores de insumos y productores se verían afectados drásticamente.

Se exportan además legumbres, fresa, melón, limón y muchos otros productos. Pero el aguacate es un motor importante para una entidad agrícola como Michoacán. Sin embargo, en todo este engranaje de la comercialización de aguacate hay que señalar que muchos estadounidenses participan en las exportaciones.

Es decir, cientos, sino es que miles de paisanos de Trump también serían afectados, lo que implica que no se trata sólo de vociferar. Es obvio que no es alentador que un tipo de las características de Trump mire a los mexicanos como enemigos o empleados.

En Michoacán se importan grandes cantidades de granos de Estados Unidos, lo mismo que abonos y químicos para la agricultura, lo que seguramente elevará los precios de productos locales. Es mucho lo que puede ocurrir, pero tampoco será tan sencillo.

Por lo pronto el dólar ronda los 22 pesos; estamos endeudados al tope, con más de 9 billones de pesos.

Pero aun así, los mexicanos saldremos adelante, porque somos parte de una nación generosa que todavía conserva muchos de sus valores, que por cierto fueron alterados por los vicios gringos, es decir, la maldad surgió del otro lado.

Fuente:

http://www.freshplaza.es/article/103682/M%C3%A9xico-Trump-y-la-agricultura-de-Michoac%C3%A1n